La Asamblea respalda la demanda del TSJ de más jueces para la Región

El presidente de la Asamblea, Alberto Castillo, recibe la memoria de 2019, del presidente del TSJ, Pasqual del Riquelme, junto al secretario de Gobierno, Javier Parra
  • Declaraciones del presidente de la Asamblea y el presidente del TSJ, Miguel Pasqual del Riquelme     
  Cartagena, 30 de Julio de 2020

    La Asamblea Regional apoyará ante el Ministerio de Justicia las demandas del Tribunal Superior de Justicia de veinte nuevas unidades judiciales para la Región de Murcia, una cuestión  determinante para agilizar la administración de justicia en nuestra Comunidad que, pese a la resolución de 188.500 asuntos durante el pasado año, tiene aún pendientes de resolver otros 115.000.

    El anuncio lo ha hecho hoy su presidente Alberto Castillo tras la entrevista mantenida con el presidente del TSJ, Miguel Pasqual del Riquelme, y el secretario de Gobierno, Javier Luis Parra, en la que le han entregado la Memoria de actividad de los juzgados y tribunales de la Región de Murcia durante 2019.

    Castillo ha anunciado que la Asamblea “va a hacer suya la causa” y que en el mes de septiembre habrá una reunión con los cinco grupos parlamentarios “para ver de qué manera actuamos conjuntamente y solicitar al Ministerio de Justicia que a Murcia se la tenga en cuenta,   y que tengamos los jueces y juzgados que la Región de Murcia necesita para que  la justicia  pueda ir desenterrando los 115.000 casos pendientes, una cifra que pone los pelos de punta”.

    El  número de jueces y magistrados en la Región de Murcia  es de 10,7 por cada 100.000 habitantes, muy por debajo muy por debajo de otras comunidades autónomas y  de la media nacional, situada en 11,9. Esta carencia provoca una ralentización de la justicia, que, según apuntaba el presidente de la Asamblea, tiene un efecto dominó y termina repercutiendo  en toda la sociedad.

    El presidente del TSJ, Pascual del Riquelme, ha advertido que “el sistema de Justicia se va a enfrentar a un reto de proporciones extraordinarias como consecuencia del previsible masivo incremento de la litigiosidad que se derivará de una crisis económica de proporciones no menos importantes (con previsiones que llegan al 12% del PIB); una crisis, cuyos efectos no se van a espaciar en un más o menos largo período de tiempo, sino a manifestarse de forma explosiva y concentrada en los próximos meses”.

El presidente de la Asamblea resume el... >

Noticias relacionadas